martes, 23 de octubre de 2018

Educar en la valentía


Sin duda alguna, la valentía es un valor importante para la vida, por ello es importante irlo trabajando poco a poco desde que son pequeños.
La valentía es un valor que nos enseña a defender aquello que vale la pena, a dominar nuestros miedos y a sobreponernos en la adversidad. Ser valiente no es sencillo. En ocasiones, la valentía significa afrontar las consecuencias de nuestros actos y así reconocer nuestras equivocaciones.

¿Pero sabrías como trabajar la valentía con tus hijos?
 Hoy te cuento 3 ideas importantes.

viernes, 19 de octubre de 2018

El miedo en la infancia

Muchas veces los miedos de los niños nos pueden parecer a los adultos tonterías e ideas irracionales.
En los talleres siempre os cuento que mi niña hubo un tiempo que tuvo un miedo tremendo al huequito que queda entre el ascensor y la planta.

Podemos pensar:
"¡Pero si es minúsculo el hueco!" "Anda, venga, déjate de tonterías que voy cargada con las bolsas de la compra, el hermano, ..."

martes, 28 de agosto de 2018

Novedades: lista de difusión de Whatsapp

¡¡Hola!!
Vuelta a la rutina y organizando cosas bonitas para el próximo curso.
Hoy vengo con una novedad para estar más conectados 
¡mi lista de difusión de whatsapp!



Desde este nuevo canal te haré llegar tips para vivir una vida más balanceada y armonizada, para seguir avanzando en una educación y crianza positiva y respetuosa y noticias sobre mis próximos talleres.

El servicio es gratuito y solo tardas unos segundos en apuntarte. ¿Preparado?¿Qué tienes que hacer?

martes, 12 de junio de 2018

Mantener la calma

Muchas veces como padres, tras un conflicto con nuestros hijos, llegamos a la misma conclusión... "debería haber mantenido la calma".
Pero las prisas, el estrés o el cansancio, entre otras cosas, hacen que estallemos muchas veces sin sentido.

Somos el espejo en el que aprenden, somos modelo de comportamiento así que debemos poner consciencia en nuestro día a día para evitar mandar mensajes contradictorios a nuestros hijos. Si nuestras respuestas son desmedidas, los niños no pueden centrarse en solucionar el problema y aprender pues se centran en nuestra reacción. 

Veamos algunos tips que podemos tener en cuenta.