sábado, 26 de agosto de 2017

Educar la interioridad desde que son pequeños (segundo ejercicio)

Continuamos nutriéndonos para acompañar el crecimiento de nuestros hijos, seguimos hablando de cómo educar ese interior y después de ver un ejercicio para la ATENCIÓN, hoy nos vamos a centrar en la RESPIRACIÓN.

Ejercicio 2 para educar el interior a traves de
la RESPIRACIÓN + ATENCIÓN


Respirar es un acto banal e inconsciente, con un valor incalculable y más cuando lo realizamos de manera consciente.

Al trabajar la respiración consciente podemos aumentar y reforzar sus beneficios, utilizándola incluso como una poderosa herramienta terapéutica de la cual nos podemos aprovechar en cualquier momento para favorecer nuestra salud física y emocional, reducir los niveles de estrés, mejorar nuestros estados de ánimo, incrementar nuestra capacidad mental y física, alcanzar un estado de calma e incluso llegar a reducir o controlar el dolor.



Que un niño aprenda a ser conscientes de su respiración, a relajarse y a practicar la respiración diagramática no es tan difícil como pueda parecer.
Lo primero que debemos explicar a los niños es
que la respiración consta de dos fases: coger el aire y expulsarlo.
Sin embargo, entre ambas existe otro paso importante, que consiste en retener el aire que hemos tomado antes de soltarlo. Después, pasaremos a aclararles que la toma del aire (inspiración) será siempre por la nariz, mientras que su salida (espiración) deberá ser por la boca.
Para un primer juego con ellos os propongo que el pequeño se tumbre boca arriba. En esa posición le pediremos que coloque una de sus manos sobre el pecho, mientras que la otra se sitúa en la zona abdominal, sobre el vientre. Le diremos que la mano colocada más arriba será como un policía encargado de vigilar que su pecho no se eleve. Por su parte, la del vientre subirá al coger el aire pero bajará cuando lo suelte. A los más pequeños podemos colocarles algún objeto, un peluche que les guste para que vean como se eleva en su vientre. Poco a poco cerraran los ojos y les pediremos que ATIENDAN a su RESPIRACIÓN.

¿Lo pruebas con tus hijos o alumnos? Cuéntame por Instagram tu experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario