miércoles, 6 de junio de 2018

Sé amable


Que el mundo sea más amable por ti. 

Sobre esto te hablaba en instagram hace algunos días, y hoy necesito repetirlo.
Hoy no han sido nada amables conmigo.



Por fin tenía cita en el médico, después de posponerlo y retrasarlo en varias ocasiones por cuestiones del trabajo.
No es nada grave, tengo espondilitis anquilosante. Y como te decía, hoy la doctora no ha sido nada amable conmigo.

Por diversas cuestiones, me he cambiado de doctor y hoy la nueva doctora no quería tratarme y quería derivarme al antiguo reumatólogo. 
Resumiendo mucho, él antiguo no hacía bien su trabajo, y ella no quería cargarse con más trabajo (es decir conmigo) por culpa de su "compañero". 

Y sí la puedo entender, por supuesto. Pero tendemos a soltar nuestras emociones, nuestro estrés, con la persona equivocada. Estamos muy faltos de control emocional.
Ya lo decía Aristoteles:



Dicen que la amabilidad está en desuso. La impaciencia y la prisa son sus enemigos. Estamos tan centrados en nuestra lista de tareas, en lo que nos molesta o nos estresa que dedicar una palabra amable, una explicación coherente o crear un mundo más amable a nuestro alrededor parece misión imposible. 

Es el momento de que paremos y nos demos cuenta que somos el espejo en el que se miran las nuevas generaciones. Somos fuente de valores e inspiración para nuestros hijos (o alumnos).

Nuestra forma de actuar en el día a día, ante los problemas, ante un momento de tristeza o nuestra forma de frustrarnos será un aprendizaje para ellos.

Yo hoy únicamente buscaba un doctor que me atendiese, para cuidar mejor la enfermedad y llevar un seguimiento. No buscaba grandes dosis de amabilidad.

El otro día leía:

"Las palabras pueden ser armas, 
herramientas o medicinas."

Y creo que debemos ser conscientes en nuestro día a día del poder de nuestras palabras en los que nos rodean.
Pero si todavía no te he convencido, ¿sabías que hay grande beneficios para ti si eres amable?


La amabilidad mejora la salud pues reduce el cortisol, la hormona
del estrés; favorece la oxitocina, la de la confianza. Disminuye el riesgo cardiovascular y la tensión arterial alta. Aminora la sensación de dolor y pose cualidades antienvejecimiento. Además siendo amable garantizas un bienestar psicológico. Sabías que se han realizado estudios en donde se ha comprobado que los actos de bondad en los niños son fuente de energía y seguridad.
Con la amabilidad podemos transformar el mundo y mejorar las relaciones.
Eso sí, si tienes ante ti a una persona abusiva o malhumorada, por favor, no seas amable, con respeto pero no permites que nadie te trate mal.

¡Feliz semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario